Search

Recent Comments

    La gabardina y su protagonismo en el Cine

    La gabardina ha jugado un gran papel en el cine convirtiéndose en un elemento imprescindible dentro y fuera del celuloide. Mientras sigue proporcionándonos momentos cinematográficos memorables, sigue entre nosotros más luminosa que nunca. La gabardina al servicio de la trama, forjando personajes y sellando inolvidables finales románticos. Una prenda que tiene un lugar importante en el cine y en nuestras vidas porque, ¿quién no ha tenido una gabardina alguna vez?

    Un clásico que ha perdurado a lo largo de los años, desde sus inicios como vestimenta militar en la Primera Guerra Mundial, hasta convertirse en un icono de moda en Hollywood, la gabardina ha sido y es una prenda atemporal e imprescindible en los fondos de armario de todo el Mundo.

    La gabardina en el cine

    Las palabras con las que la definió la actriz Marlene Dietrich, “enigmática, independiente, con una compleja y fascinante personalidad”, resumen el papel que jugó en el cine, para convertirse en prenda fetiche dentro del celuloide.  Y sus palabras son muy importantes, pues Marlene representó durante muchos años el glamour en el cine.

    Casablanca y el toque más romántico

    Durante los años 40 la prenda se popularizo en las películas de espías y detectives. Protagonizada por Bogart e Ingrid Bergman, Casablanca, dirigida por Michael Curtiz en 1942, es la película que más asociamos con esta prenda, dando lugar a una de las escenas más míticas del cine clásico.

    Quedará para siempre grabada en nuestras retinas la despedida de Borgart e Ingrid, una de las más románticas del cine; y ambos iban vestidos con gabardina y gorros. Si quieres dar un toque inolvidable a tu vida o a tu relación de pareja, ya sabes: visita nuestra tienda.

    Audrey Hepburn dio feminidad a la gabardina

    Desayuno con diamantes, película inspirada en la novela de Truman Capote y dirigida por Blake Edwards en 1961, tiene uno de los finales más románticos que se recuerdan dentro de su género cinematográfico.

    Audrey Hepburn y George Peppard desafían a la lluvia con gabardinas en la última secuencia de la película. El personaje de Holly, con trench de Burberry, le daba feminidad a esta prenda, utilizada sobre todo, hasta entonces, por el género masculino. Sin embargo, Holly hace varias apariciones en el film vestida con gabardina demostrando el apego que tenía por esta prenda la actriz y el propio productor.

    Con la gabardina, Alfred Hitchcock reforzaba el suspense

    Alfred Hitchcock emplea la gabardina en sus películas como el perfecto símbolo para reforzar el suspense y la personalidad de sus personajes en Crimen Perfecto, Rebeca, Cortina Rasgada,…

    Gabardina otoñal para acentuar el drama

    Meryl Streep, en Kramer contra Kramer (1979) luce una de Burberry. La diseñadora Ruth Morley mezcló colores como el beige y marrón en el vestuario para representar el otoño en Nueva York, donde se desarrolla la historia.